viernes, 02 de diciembre de 2022

​Tres cosas que no sabes de los ingresos públicos de Pedro Sánchez

¿Cuánto habrá cobrado como presidente del Gobierno desde junio de 2018? ¿Por qué seguirá ganando menos en 2023 que Zapatero en 2009 y quién le ha pagado más de 60.000 euros libres de impuestos pese a vivir en un palacio con todos los gastos pagados?

@carlestorrijos

Los Presupuestos Generales del Estado de 2023 ya están en el Congreso de los Diputados para su trámite parlamentario. Si el Gobierno obtiene el respaldo suficiente, entrarán en vigor a principios de enero. Serán las últimas cuentas de la legislatura, aunque también existe la posibilidad de que no salgan adelante y se tengan que prorrogar las del vigente ejercicio. Este artículo se basa en el primer escenario, en el que se prevé una subida del 4% para los sueldos públicos del Ejecutivo de Pedro Sánchez. Hace unos días, tanto el Congreso como el Senado aprobaron sus presupuestos para el año que viene en que se recoge un incremento salarial para sus señorías del 3,5%, como te explicamos en este enlace.


Si no hay elecciones generales anticipadas, el calendario previsto para el domingo electoral ha quedado fijado para finales de otoño, no más tarde del 10 de diciembre. Desde esa fecha, el presidente y el resto de los miembros del Consejo de Ministros estará en funciones, aunque seguirán cobrando su sueldo público con normalidad hasta la investidura del nuevo presidente.


Pedro Sánchez

Pedro Sánchez. (La Moncloa. Borja Puig de la Bellacasa).


Según los Presupuestos, la retribución asignada a Sánchez pasa de 86.542 euros brutos en 2022 a 90.010 euros brutos en 12 pagas de unos 7.500 euros en 2023. No tiene derecho a cobrar pagas extraordinarias, complementos de productividad, variables o incentivos, como sí perciben los segundos, terceros y cuartos escalones ministeriales. Por su parte, las vicepresidentas ganarán 84.600 euros, frente a los 81.341 de ahora. Por último, los ministros percibirán 6.617 euros al mes. Su remuneración queda fijada en 79.415 euros, unos 3.000 euros más que en 2022.


Los sueldos de los secretarios de Estado, subsecretarios, secretarios generales, secretarios generales técnicos, directores generales y directores de Gabinete, así como responsables, gerentes o presidentes de entes, organismos o empresas públicas estatales también se incrementarán en un 4%, como el resto de altos cargos del Poder Judicial, Tribunal Constitucional, Tribunal Supremo, Consejo de Estado o el Comité Económico y Social. Son cifras que veremos en el BOE cuando se publiquen las cuentas definitivas.


Lo que no veremos, y Sueldos Públicos ha calculado, son tres aspectos de los ingresos de Sánchez: Cuánto habrá cobrado como presidente del Gobierno desde junio de 2018, ¿por qué seguirá ganando menos en 2023 que Zapatero en 2009 y quién le ha pagado más de 60.000 euros libres de impuestos pese a vivir en un palacio con todos los gastos pagados?


Según el Portal de la Transparencia de la Administración General del Estado, Sánchez cobró 47.97 euros en 2018; 83.080 euros en 2019; 84.845 euros en 2020 y también en 2021; cobrará 86.542 euros este año; y 90.010 euros en 2023. En total, más de 476.000 euros por cinco años y siete meses en La Moncloa.


El segundo dato curioso es que, pese a la subida prevista para el año que viene, que se suma a la de este año, el sueldo del presidente del Gobierno sigue siendo más bajo que el que percibía José Luis Rodríguez Zapatero en 2009. Entonces, el jefe del Ejecutivo tenía una retribución de 91.982 euros anuales, que estaba congelada por las consecuencias de la Gran Recesión. En mayo de 2010 tomó una decisión más drástica: aprobar un ‘decretazo’ que obligaba a reducir los sueldos públicos de los altos cargos entre un 10 y un 15% Entró en vigor un mes después. Así, el sueldo de presidente pasó a 78.185 euros anuales, cifra que se mantuvo con la llegada Mariano Rajoy al poder y hasta 2015, cuando empezó a mejorar la situación económica. Por lo tanto, Sánchez, que el año que viene tiene asignado un sueldo de 90.010 euros, cobrará casi 2.000 euros menos que su compañero del PSOE hace 14 años.


La tercera cuestión que miles de lectores siguen sin entender es por qué hay políticos que siguen cobrando una parte de sus ingresos que no se declaran a la Agencia Tributaria. Para los diputados y senadores, pero también para otros parlamentarios autonómicos, la indemnización se usa para “afrontar los gastos que les origine la actividad de la Cámara. Es una cantidad dedicada, pues, a cubrir gastos y por ello exenta de tributación”, según explica el Régimen Económico de la Cámara Baja. No es un sueldo, es dinero para gastos, aunque hay meses en los que el Congreso está cerrado y no hay actividad. En ese caso, la mayoría de esa cantidad va ‘limpia’ para el bolsillo de sus señorías. Incluso hay diputados que han reconocido en público que destinaban la indemnización a pagar la hipoteca del piso que se habían comprado en Madrid, porque les compensaba más que alquilar, vivir en un hotel o compartir vivienda. Piensa que la mayoría de los diputados del resto de circunscripciones viaja los lunes para asistir a las sesiones plenarias de martes a jueves.


Como Sánchez es diputado por Madrid, no puede cobrar dos sueldos públicos a la vez (diputado y presidente del Gobierno), pero sí tiene derecho a percibir la indemnización mencionada. En su caso son 13.095 euros en 14 pagas de 935 euros libres de impuestos este año. Si se confirma la subida del 3,5% para las retribuciones de sus señorías el año que viene, esta cantidad aumentará hasta los 938 euros. Según cálculos realizados por Sueldos Públicos, cuando finalice 2023, Sánchez habrá cobrado más de 60.000 euros por este concepto desde junio de 2018. Es una cantidad “invisible” para Hacienda, para cubrir gastos, pese a que vive en un palacio con todos los gastos pagados: luz, agua, teléfono, internet, gasolina o comida.

Quiénes somos Publicidad Colabora con nosotros Contacto Aviso legal
® Sueldos Públicos - Transparencia y Libertad en la Red - El primer digital que informa de los salarios de los políticos en España