martes, 09 de agosto de 2022

​“Nuestros hijos de 18 años ya ganan más que nosotros poniendo copas, de socorrista o doblando ropa en Zara”

El personal laboral del Consulado de España en Sídney reclama una revisión de los salarios que están por debajo del mínimo legal local desde 2017

@carlestorrijos

Cobrar cerca de 3.000 euros brutos al mes puede ser un excelente sueldo en España, muy por encima de la media, pero el nivel de vida en otros países puede dejarte con un pie en la calle con esos ingresos. En 2019 te contamos que una familia de San Francisco con cuatro miembros y unos ingresos de unos 117.000 dólares anuales rozaba el umbral de la pobreza en la ciudad y tenía derecho a recibir ayudas para la vivienda dado los altos precios de las casas y los alquileres. Entonces equivalían a unos 103.000 euros. Ahora son casi 115.000 euros, dada la debilidad de la moneda europea.


Esta es la historia de un colectivo muy pequeño de trabajadores, en la que una nómina de 2.930 euros brutos* está por debajo del salario mínimo de una ciudad australiana. Pero antes hay que hacer una comparación.


Sídney

Vista parcial de Sídney.


El dato del sueldo público de la embajadora de España en Australia, Alicia Moral Revilla, de 2021 sigue sin estar disponible en el Portal de la Transparencia de la Administración General del Estado. Tampoco el del resto de embajadores. Este digital solicitó el motivo de la demora, pero la respuesta del Gobierno fue escasa y la puedes consultar en este artículo. Nos tenemos que conformar con el dato de 2020. Su nombramiento se publicó en el BOE el 16 de septiembre de ese año. “Vengo en designar Embajadora de España en la Commonwealth de Australia a doña Alicia Moral Revilla”, aunque Transparencia refleja que cobró 31.337 euros brutos, incluidos nueve trienios de antigüedad por su trabajo de noviembre a diciembre.


Moral Revilla es licenciada en Derecho e ingresó en 1991 en la Carrera Diplomática y es Diplomada de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas. Su predecesor en el cargo, Manuel Cacho Quesada, cobró 145.904 euros, incluidos 14 trienios, en 2020 por su tarea entre enero y octubre. Un año antes, según Transparencia, percibió 61.788 euros


No obstante en los dos ejercicios mencionados se explica que esta cantidad “no incluye la indemnización por destino en el exterior, recogida en el Real Decreto 6/1995, de 13 de enero, por el que se regula el régimen de retribuciones de todos los funcionarios españoles destinados en el extranjero, calculada mediante la aplicación de los módulos de equiparación del poder adquisitivo y de calidad de vida”. 


Pero, a todas luces, parece que en 2020 sí se incluyó. En 2018, Sueldos Públicos solicitó las retribuciones exactas de los embajadores al Ministerio de Asuntos Exteriores. Nos respondieron facilitándonos la fórmula para calcular factores como la lejanía, la seguridad, el clima o nivel de vida de cada destino, como ya te explicamos en esta noticia. Todo se reduce a unos coeficientes y unos módulos. En 2018, calculamos que el embajador de España en Australia, el mencionado Quesada desde junio de 2015, había cobrado 182.988 euros en 2016.


Al parecer, empleados españoles de consulados en Australia no saben lo que es que les apliquen esos coeficientes en su nómina. Tampoco que les revaloricen su sueldo, congelado desde hace 14 años**. Y por descontado, ni hablar de compensar la inflación creciente. Actualmente, España dispone de la embajada en Canberra, una sección consular en la misma capital, y consulados en Sídney y Melbourne. Por otra parte, tenemos en nómina a cónsules honorarios en la ciudades de Brisbane, Cairns, Darwin y Perth, además de otras islas del Pacífico, según datos de Exteriores.


Seis años

Hace unos días, representantes de los empleados del Consulado General de España en Sídney nos explicaban su angustiosa situación y nos facilitaban algunos documentos que ilustraban cómo están cobrando sueldos míseros, sin actualizar y que, a la larga, perjudicará su futura pensión. Sueldos Públicos ya informó de una situación similar con algunos empleados de varios consulados en el Reino Unido en marzo de este año, pero parece que el problema afecta a más países. Por su interés, reproducimos algunos extractos del contenido:


En el Consulado General de España en Sydney (CGE Sydney) son un oficial, siete auxiliares y un chófer, todos contratados locales (PLEX), además del canciller (funcionario desplazado) y el cónsul general (diplomático). En este momento todo el PLEX se encuentra cobrando salarios por debajo del mínimo legal local, y este es el sexto año consecutivo que se repite esta situación.


En el año 2008, como consecuencia de la crisis económica mundial, se produjo la congelación salarial para el personal laboral local (PLEX). En ese momento los salarios del PLEX, a pesar de encontrarse por debajo del salario medio para puestos equivalentes, estaban muy por encima del salario mínimo legal local. En 2017, tras 10 años de congelación salarial, los salarios del PLEX del CGE Sídney alcanzan una degradación definitiva llegando al salario mínimo legal local. “En ese año comenzaron las reivindicaciones de una actualización salarial acorde a las condiciones de vida del país donde trabajamos, y nuestra denuncia de la insostenible situación de sueldos estancados en el mínimo legal local o por debajo del mismo”.


Desde ese año 2017 sus salarios base se encuentran por debajo del salario mínimo legal local. Son los salarios base máximos que fija la RTP para el CGE de Sídney y que llevan años sin actualizarse. Así, según la información facilitada, el informe de Puestos Laborales RPT en el Exterior, del “personal laboral de la Administración General no acogido a convenio” recoge que un auxiliar de la Oficina Consular en Australia-Sídney cobró 45.893 dólares australianos brutos. Al cambio actual son 31.147 euros brutos; un ordenanza-chófer, 29.142 euros; y un oficial, 36.814 euros.


En Australia el salario mínimo legal se revisa anualmente y cada 1 de julio el Fair Work Ombudsman publica el nuevo salario mínimo legal. Cada primero de julio desde hace cinco años los salarios del PLEX del CGE Sydney pasan a ser ilegales como consecuencia de esta actualización anual.


Para llegar al mínimo legal local, al PLEX se le aplica en la nómina un complemento mensual, que debe ser actualizado cada año en el mes de julio cuando las autoridades australianas revisan el SMI. A pesar de que la información sobre la actualización del salario mínimo se envía al Ministerio tan pronto es publicada por el Fair Work Ombudsman, transcurren meses hasta que se ajusta el complemento en nuestras nóminas (el año pasado fueron 11 meses), según argumenta el mensaje.

Los contratos más recientes incluyen la siguiente cláusula:

Tercera: El trabajador tendrá una retribución anual bruta de ____ AUD, que incluye: doce mensualidades, una paga extraordinaria denominada “anual leave loading “y un complemento anual de ____ AUD de devengo mensual (12 mensualidades) que garantiza la retribución mínima que debe percibir el trabajador de la categoría que corresponda conforme al Fair Work Act de Australia, que se irá actualizando anualmente conforme a la subida de salarios mínimos aprobada cada año por la legislación local,, y demás conceptos salariales establecidos por la legislación laboral de Australia.


Las retribuciones solo podrán ser actualizadas por Resolución del Ministerio de Hacienda y el Ministerio de Administración Territorial y Función Pública del Reino de España. Este salario mínimo legal local que ni si quiera cumple el Ministerio de Asuntos Exteriores es el salario que en Australia cobra una persona recién terminada el colegio en su primer trabajo, sin experiencia alguna. “Nuestros hijos de 18-19 años están ya ganando sueldos mejores que los nuestros poniendo copas en un bar, de socorristas en una piscina, reponiendo mercancía en un supermercado o doblando ropa en Zara”.


En dos nóminas a las que hemos tenido acceso, un empleado, auxiliar, personal laboral fijo, sin convenio y fuera de convenio en el Exterior, cobró 4.229 dólares australianos el pasado mes de julio. Son 2.930 euros brutos*, que incluyen 148 euros de “complemento SML Australia”. Otro auxiliar, 2.785 euros. (Imagen inferior).



Según el portal Datosmacro.com, el Salario Mínimo Interprofesional de Australia fue de 12 pagas de 3.207 dólares australianos, el equivalente a 2.080 euros al mes. En España está fijado en 1.000 euros. Sin embargo, las reivindicaciones del colectivo hacen referencia al salario mínimo legal local, el de la ciudad de Sídney, no al dato a nivel nacional.


Cabe señalar también que los contratados más recientes cobran salarios base más elevados que los trabajadores con más antigüedad, a pesar de ser los segundos lo que tienen mayor experiencia y tienen que formar a los primeros.


“La situación actual es tan demencial que si se aplicara el mismo aumento del 8,75% que han aplicado a los compañeros de Reino Unido sobre nuestros sueldos base, los sueldos base seguirían por debajo del mínimo legal. Entendemos que es tan ilegal pagarnos por debajo del salario mínimo legal local como no pagarnos por las tareas que realmente realizamos (pasaportes, visados, notaría, registro civil, nacionalidad, atención a emergencias, víctimas de violencia de género o presos, etc.).


Los empleados reclaman que se tome como referencia para fijar sus sueldos el DFAT Enterprise Agreement, es decir, las tablas salariales del convenio colectivo del DFAT (Departamento de Asuntos Exteriores australiano), al igual que hacen otros consulados europeos en Sídney, ya que las tareas que desempeñan los empleados públicos del DFAT realmente son equivalentes a las que nosotros desempeñamos. Estas tablas se publican cada tres años con lo que habría un mecanismo automático de revisión salarial, ya que el salario mínimo de los dos siguientes años está fijado en la tabla. “No pedimos ningún lujo, no se trata de salarios elevados para la ciudad de Sídney (todavía seguirían por debajo del salario medio), pero sí son salarios justos y que permiten llegar a fin de mes”.


“Consideramos además que, para un empleado público, percibir el salario mínimo es una prueba evidente de la degradación del Servicio Exterior y del abandono evidente de un colectivo que es el pilar fundamental del mismo”.


La carta califica de “aberrante” que los salarios de los diplomáticos se hayan seguido actualizando año tras año, así como los módulos de calidad de vida en Australia, mientras el PLEX sigue condenado a la precariedad y sin posibilidad legal de negociar sus condiciones laborales. Y citan a este digital: En 2018, según un informe publicado por Sueldos Públicos, el sueldo del Embajador de España en Australia era equivalente al de aproximadamente siete contratados locales (PLEX).


Problemas y reivindicaciones

Estos empleados recuerdan que pagan el 100% de nuestros impuestos en Australia. Cada mes se nos aplica una retención de unos 700 AUD sobre el total del salario bruto + complemento SMI. Además, no tienen seguro médico pagado por el MAEC, como tienen otras representaciones.


Por otra parte, la pensión futura de los trabajadores está ligada en Australia a la contribución obligatoria a un fondo privado de pensiones en un porcentaje del 10% del salario. Al no haberse producido una actualización de los salarios, tampoco se ha actualizado la contribución a dichos fondos de pensiones, lo que nos condena irremediablemente a percibir al llegar a la jubilación unas prestaciones miserables e insostenibles para poder subsistir.


  • Nuestra consideración a todos los efectos como empleados públicos de acuerdo con nuestro estatuto profesional, y el abandono por parte de la administración, del uso arbitrario de las tablas de salarios mínimos del sector privado australiano Clerical Award* al que no pertenecen y que nos aplica actualmente. Tablas salariales y funciones que no se corresponden en absoluto con las efectivamente desempeñadas por el PLEX de CGE Sídney.


  • La revisión integral de los salarios del personal laboral en Sídney para adecuarlos al coste de la vida existente en Sídney, fijando como umbral de retribuciones el existente para los empleados públicos australianos del mismo sector, funciones y responsabilidades (DFAT Enterprise Agreement). Este convenio colectivo se revisa cada tres años, refleja efectivamente el costo de la vida en Australia, y las funciones y responsabilidades se corresponden con exactitud con las actualmente desempeñadas. 


  • El establecimiento de un convenio colectivo para el personal laboral en el exterior que refleje la evolución que supuso para los empleados públicos la aprobación del Estatuto Básico del Empleado público (estructura salarial homogénea, carrera profesional, movilidad geográfica, conciliación familiar etc), y la eliminación de todas las formas de discriminación existentes entre el personal laboral en el exterior.


  • Establecimiento de una póliza de seguro médico para el personal laboral en el exterior, que haga efectivo el disfrute de una cobertura sanitaria equivalente a la existente en España.


  • Incremento de las cotizaciones al fondo obligatorio de pensiones (superannuation) situadas actualmente en el 10%, para compensar la perdida de cotizaciones como consecuencia de la congelación salarial por 13 años.


  • Restablecimiento de acción social del MAEC suspendida desde 2008 para el personal laboral en el exterior, a diferencia del resto de Ministerios que la han mantenido para su personal laboral en el exterior.


Los salarios existentes en la actualidad son prácticamente los mismos entre las diferentes categorías (ordenanza, auxiliar, oficial), no reflejando el salario actual las diferentes responsabilidades que tienen encomendadas las diferentes categorías. Una revisión porcentual del 8-10% como la propuesta por el MAEC, sin analizar la sostenibilidad económica de los salarios de partida, no va a solucionar el problema salarial existente, más aun teniendo en cuenta las expectativas existentes de inflación en todo el mundo, y perpetua además, las inexplicables e inasumibles diferencias entre el personal de igual categoría perteneciente a diferentes dependencias ministeriales (Embajadas, Consulados, Oficinas Comerciales, Instituto Cervantes, Agregadurías de Trabajo etc.) Ahora el PLEX de CGE Sídney se encuentra “al límite de la pobreza y sin vistas de solución”. 


(*) En 2017, DFAT se refería al Clerical Award como referencia para establecer el salario mínimo que sería legal aplicar a “trabajadores de consulados y embajadas” contratados localmente, cajón desastre en el que se encuentran incluidos personal doméstico, conductores, ordenanzas a cargo de las más simples tareas administrativas, etc., además del personal encargado de los trámites consulares. Hace unos años, a raíz de una sentencia judicial, DFAT indicó que el Clerical Award no era aplicable al personal laboral local de consulados y embajadas, ya que solo es de aplicación a trabajadores del sector privado. 


Sueldos Públicos se ha puesto en contacto con el Consulado General de Sídney a través del formulario de sugerencias con certificado de firma digital. La respuesta puede demorarse varios días o semanas.


*En una primera versión de la noticia, publicamos por error que los 2.930 euros eran netos. Son brutos. Se aplica una retención de unos 700 dólares australianos que no aparecen en la nómina, según una aclaración del personal del Consulado General de Sídney.


**En una primera versión de la noticia, publicamos por error que el sueldo estaba congelado desde 2017. Está congelado desde hace 14 años. Desde 2017 no llegan al salario mínimo local.

Más noticias
Quiénes somos Publicidad Colabora con nosotros Contacto Aviso legal
® Sueldos Públicos - Transparencia y Libertad en la Red - El primer digital que informa de los salarios de los políticos en España